Soy Leticia Bautista, directora de Casas a Punto Cádiz y Sevilla y hoy quiero hablaros de uno de los grandes retos que nos encontramos a la hora de poner a la venta una vivienda y es que los propietarios aún vivan en ella.

Para ello voy a poner como ejemplo uno de los proyectos que ya he realizado y cuyo trabajo de Home Staging y comercialización fue todo un éxito.

Como ya hemos comentado muchas veces el objetivo principal del Home Staging es transformar la vivienda a bajo coste para mejorar su presentación a fin de hacerla más atractiva para potenciales compradores.

Esto a veces no resulta nada fácil cuando los propietarios aún viven en ella puesto que la casas están aún llenas objetos personales y decoradas a gusto de los propietarios y como es evidente no se puede trabajar igual que si la casa estuviera vacía. Por ello, es fundamental contar con la colaboración de los propietarios, y que sigan tus consejos para que la comercialización se lleve a cabo con éxito. En mi caso, no tuve ningún problema, la propietaria era un encanto y a pesar de tener un niño pequeño cuyas cosas ocupaban gran parte de la casa, puso todo de su parte para que yo pudiese realizar mi trabajo cómodamente.

Lo primero que hice fue preparar la vivienda para realizar el reportaje fotográfico. Necesitamos fotos de buena calidad y que muestre el potencial de cada espacio y para ello vamos estancia por estancia resaltando lo mejor de cada una. En este caso, la vivienda estaba en muy buen estado y no tuve que hacer ningún trabajo de reparación o pintura, pero si no hubiese sido así, lo hubiese recomendado.

 

Pero vamos por partes. Lo primero y más importante para mí es despersonalizar la vivienda. A todos nos gusta lo nuevo, estrenar, por eso en el caso de venta de viviendas de segunda mano debemos tratar de despersonalizar al máximo la vivienda, que los posibles compradores puedan proyectarse viviendo en ella. Los objetos personales contienen mucha componente emocional y se convierten en inputs negativos para los futuros compradores, por eso tenemos que tratar de ocultar en la medida de lo posible todo rastro de enseres y objetos de los actuales propietarios.

 

En segundo lugar y no menos importante, tenemos que despejar y ordenar los espacios. Las casas habitadas suelen estar muy recargadas y lo que vendemos son espacios, no objetos ni muebles, por lo que estos no tienen que ser los protagonistas. Si encontramos muchos objetos por medio puede dar la sensación de que la casa puede tener poco espacio para almacenaje, por tanto tenemos que dejar todo guardado y bien ordenado.

 

Mientras ordenamos y despejamos, debemos potenciar y resaltar los espacios. Si hay algún mueble, que estorba, que impide al paso o simplemente que agobia la habitación, debemos quitarlo o reubicarlo. Tenemos que mostrar espacios amplios, no olvidemos que los clientes compran metros y es una de las principales cosas en las que se van a fijar cuando visiten la casa.

 

Una vez esta todo despejado y ordenado, llega la hora de dar un toque de estilismo para hacer la vivienda más atractiva. Para ello suelo llevar algo de material propio y reutilizar el existente en la vivienda. Sabemos que una imagen vale más que mil palabras y debemos conseguir que nuestra vivienda destaque sobre las demás en Internet.

No debemos olvidar nunca potenciar la luz y crear ambientes lo más neutro posibles y agradables, de forma que puedan gustar a un mayor número de posibles compradores.

 

Pues listo, hemos acabado con la puesta en escena y ahora toca comercializar la vivienda. En este caso, el primer día que subí el anuncio a los principales portales inmobiliarios de Internet, recibí del orden de 10 llamadas de personas interesadas en la casa… Así que de inmediato empezamos con las visitas. La puesta en escena y la buena fotografía había tenido el éxito que esperaba, ahora teníamos que emocionar a los posibles compradores cuando la visitaran.

Convencí a los propietarios de la importancia de que la casa estuviera lo más parecida posible a como la fotografiamos para que el éxito del trabajo continuase. Para ello, concretamos dos días a la semana, los cuales los propietarios se encargarían de tener la vivienda limpia y ordenada. Por mi parte, acudía media hora antes de las visitas para asegurarme de que todo estaba en orden y preparaba la vivienda para que causara la mejor sensación; retirando objetos personales, subiendo persianas, asegurándome de que la casa estuviera bien ventilada y que tuviese una buena temperatura, etc.

En todas las visitas pude percibir que la acogida de la casa había sido positiva, más de uno llego a comentarme el gusto que daba encontrarse una casa tan bien presentada.

Finalmente, por motivos personales, los propietarios decidieron alquilar la casa y se alquiló el primer día que subimos los anuncios. Mi teléfono no dejo de sonar hasta que los desactive, de llamadas de gente interesándose por la misma.

Una vez, me reafirmo del éxito de nuestro trabajo, el Home Satging funciona.

Si quieres vender tu casa con éxito no dudes en ponerte en contacto conmigo, estaré encantada de ayudarte.

 

Artículo escrito por Leticia Bautista, directora de proyectos de Casas a Punto Cádiz – Sevilla.

leticia@casasapunto.com

Móvil 629594144